Conoce más sobre Fitbit Charge 2 y algunas ventajas y desventajas de este dispositivo útil según un crítico.
Reseña del Fitbit Charge 2: una actualización que vale la pena, sobre todo para pesistas

11-14-2016 AUTOR: Ben Sin / Fuente: Forbes

Reseña del Fitbit Charge 2: una actualización que vale la pena, sobre todo para pesistas

Los accesorios de entrenamiento o "accesorios tecnológicos" son furor estos días, y Fitbit está entre las primeras compañías en impulsar esa tendencia. El último producto de la compañía de San Francisco, Charge 2, es una especie de hermana mediana redondeada de la familia de productos Fitbit, que incluye el reloj inteligente Blaze y la pulsera minimalista Alta. Personalmente, encuentro más útil la línea Charge ya que creo que los relojes inteligentes son redundantes (ya tenemos un smartphone que nos acompaña el 99% de las horas que estamos despiertos, ¿por qué necesitaría un segundo producto que me ofrezca "accesos directos" a las funciones de mi smartphone?) y las básicas pulseras carecen de funciones.
 

Al estar satisfecho con la original Fitbit Charge HR, no pensé que fuera necesario actualizar a la Charge 2. Pero después de usarla durante una semana, estoy convencido. Eso no significa que Charge 2 ofrece una gran actualización ni nada por el estilo, ofrece las mismas cosas que la Charge HR original, pero cuenta con un diseño mucho mejor. La pantalla OLED de 1.5 pulgadas de la Charge 2 es cuatro veces más grande (y más luminosa) que la de la Charge HR, lo que permite el contacto con mayor información. Información como los pasos caminados, la frecuencia cardíaca, la distancia recorrida, las escaleras subidas, las calorías quemadas, etc., es mucho más fácil de visualizar en la Charge 2.
 

El dispositivo en general cuenta con un mejor diseño. No es que la Charge HR original no luzca tan bien, sino que los nuevos bordes de aluminio de la Charge 2 responden a la actualización, en comparación con los de plástico de la original. Y aunque las pulseras sean del mismo material de caucho, la Charge 2 te permite cambiarlas fácilmente. Esto puede ser de utilidad, ya que la correa de mi Charge HR original comenzó a deteriorase luego de medio año de uso (no es una crítica al diseño de Fitbit, sino que soy una persona muy activa y le he dado mucho uso). 
 

La Charge 2 (izquierda) con la Charge HR original.


La Charge 2 (izquierda) con la Charge HR original.

 

 

La amplia pantalla de la Charge 2 permite visualizar más información que la de la Charge HR.


La amplia pantalla de la Charge 2 permite visualizar más información que la de la Charge HR.


En la parte trasera del dispositivo se encuentra el monitor de frecuencia cardíaca, que controla continuamente el ritmo cardíaco al emitir un láser (ok, en realidad es una luz LED) en la piel, para detectar la expansión y contracción de los capilares. Varios estudios han demostrado que este método de control no es completamente preciso, al menos al compararlo con algo como un cinturón de control de frecuencia cardíaca. Pero a menos que necesites controlar exactamente la frecuencia cardíaca para estudios científicos o porque eres un atleta profesional, no tienes de qué preocuparte. La detección es lo suficientemente constante como para detectar un aumento en el ritmo cardíaco, que, en definitiva es lo que realmente necesitas saber al entrenarte.

Algo negativo para destacar de la Charge HR y de otros accesorios de ejercicio anteriores es que no pueden calcular exactamente el levantamiento de pesas. Comprendo que la naturaleza de ese deporte es más complicada de controlar que algo con resultados más definitivos como correr, pero siempre me ha fastidiado el hecho de ir al gimnasio y levantar 300 libras de peso muerto y hacer 50 flexiones, solo para ver que el accesorio me indica que he trabajado como alguien que empujó lentamente una rueda de molino durante el mismo tiempo. La Charge 2 ha mejorado este aspecto al permitirte cambiar manualmente tu entrenamiento a "levantamiento de pesas", para luego poder registrar el tiempo exacto de la sesión. 
 

Hacerlo de esta manera me permitió obtener resultados más precisos de mi entrenamiento. Antes, con mi Charge HR, tenía que depender de que el monitor de frecuencia cardíaca de la pulsera detectara un aumento en el ritmo cardíaco para registrar automáticamente mis sesiones de gimnasio.
 

Para otras actividades, la Charge 2 es simplemente tan precisa como la Charge HR (que era muy precisa). Vivo en un edificio sin ascensor, y la pulsera puede registrar de manera precisa los escalones que subo a diario. También puede contar los pasos dados con precisión.
 

El registro más importante para mi es el del sueño. No me preocupaba mucho por el sueño en los 20, pero ahora estoy un poco mayor: dormir es importante. Y la Charge 2 también hace su trabajo en este aspecto. Disfruto viendo los registros de mis patrones de sueño y de la "precisión del sueño". No sé por qué, no tiene que ver con modificar mis hábitos, supongo que es porque soy un fanático de las estadísticas.
 

Quienes corren se sentirán un poco desilusionados al saber que la Charge 2 aún no incluye un GPS integrado, pero puede conectarse con el GPS de tu smartphone, y al hacerlo, el control del ritmo y destino también es bastante preciso. La nueva función integrada de la Charge 2 es una guía para realizar ejercicios de respiración. Se supone que ayuda a relajarte, pero la encuentro bastante efectista.
 

La mayoría de la gente encontrará que lo mejor de la Charge 2 es el registro automático. Registrar una caminata no es una tarea muy demandante, pero la pulsera hace un excelente trabajo al detectar cuando aceleras tu ritmo o andas sobre ruedas. La semana pasada salí a andar en bicicleta durante exactamente 28 minutos, y la Charge 2 reconoció la actividad y la incorporó al registro de ejercicios.
 

El dispositivo se sincroniza fácilmente con la aplicación móvil de Fitbit a través de Bluetooth, e incluso más rápido que la Charge HR; mientras que la batería de cinco días de duración hace que puedas despreocuparte de la carga.

 

La app móvil muestra la fecha del sueño (izquierda), la información sobre la frecuencia cardíaca durante una sesión de gimnasio (medio), el registro de ejercicios y mucho más.


La app móvil muestra la fecha del sueño (izquierda), la información sobre la frecuencia cardíaca durante una sesión de gimnasio (medio), el registro de ejercicios y mucho más.



La Charge 2 puede hacer algunos trucos con los smartphones, al mostrar notificaciones como llamadas, textos y el calendario. Es un poco limitado y sin sentido, si ya no confías en los textos, como lo hacen muchos en Asia que usan Whatsapp, WeChat o Line.

Otro detalle es la ausencia de indicador de batería. Con una pantalla más grande, te imaginas que puedes verificar la carga restante de la Charge 2, pero no, tienes que sincronizar la pulsera con la app para hacerlo. No es un gran problema, pero sí un descuido.

Estoy bastante satisfecho con la Charge 2. Se consigue a un buen precio de $149, que si se la compara con los relojes inteligentes que ofrecen algunas funciones más son mucho más costosos, y las pulseras más económicas carecen de calidad en el diseño y de monitor de frecuencia cardíaca. Además, por mi experiencia personal, la asistencia al cliente de Fitbit es excelente.


Este artículo fue escrito por Ben Sin de Forbes y cuenta con licencia legal a través de la red de publicación NewsCred.


Este contenido fue creado por un autor y tiene una licencia conforme a la ley a través de la red de publicación NewsCred contratada por Verizon Wireless para proporcionar información útil sobre tecnología móvil. Es posible que las reflexiones, opiniones y sugerencias del autor no reflejen necesariamente las de Verizon Wireless.
 

La disponibilidad, los estilos, los colores y los precios pueden variar. El contenido se brinda solo con fines exclusivamente informativos.
 

Este artículo apareció originalmente el 12 de noviembre de 2016.